Dormir bien, un sueño que se puede cumplir

Este fue el lema este año, en el Día Mundial del Sueño, de la Asociación Mundial de Medicina del Sueño, pero es un deseo que solo es realidad para un tercio de la población mundial.

Dormir, es una función principal para mantenernos alerta durante el día. Ocupa la tercera parte de la vida de una persona, y todo lo que perturbe ese sueño afectará su salud.

¿Cómo saber si está durmiendo bien?

Primero hay que tener en cuenta la cantidad de horas. Se debe dormir lo necesario para despertarse descansado. Segundo la calidad del sueño. Este debe ser según los especialistas sin interrupciones.

Mientras duerme, el cerebro repara y repone al organismo, serena la mente, estabiliza el humor, afianza la memoria y el aprendizaje.

“Cuando dormimos mal, al día siguiente empeora nuestra capacidad para prestar atención, para recordar cosas y aprender. Si bien los efectos negativos del mal dormir a largo plazo se están estudiando aún, se han asociado con problemas graves como obesidad, diabetes, debilitamiento del sistema inmunológico y hasta algunos tipos de cáncer”, según la doctora Mirta Averbuch, Jefa de Medicina del Sueño del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro.

Además afecta la vida familiar, laboral y social. Dormir mal, empeora el humor, las personas que sufren insomnio tienen más posibilidades de sufrir accidentes.

Consejos para lograr un sueño reparador

  • Mantener horarios regulares, para acostarse y levantarse, incluyendo fines de semana y feriados.
  • Realizar ejercicios suaves como caminar, nadar, andar en bicicleta durante el día.
  • Tomar un baño o ducha para relajarse y dormir.
  • Evitar consumir café, té, bebidas cola después de las 16 horas.
  • Si consume fármacos, consulte a su médico si pueden producir insomnio.
  • Evitar el alcohol por lo menos tres horas antes de acostarse.
  • Cenar dos horas antes de acostarse.
  • Evitar el ruido y la luz excesiva, su cama debe ser ancha y confortable, el colchón y la almohada deben ser cómodos.
  • Intente relajar y cortar el estrés con algunos ejercicios de relajación.
  • Evitar el azul en la cama, computadoras, tablets, teléfonos celulares, iluminación de LED, estos bloquean la curva del sueño y crean el tipo de insomnio conocido como tecnológico.

Los beneficios del buen dormir

  • Dormir ayuda a consolidar la memoria, reorganizar la información y extraer datos relevantes. El sueño favorece a la producción de ideas nuevas y creativas.
  • Es un efectivo tratamiento de belleza, según investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo en Suecia, se demostró que las personas que duermen bien por la noche resultan más atractivas y saludables que aquellas que sufren insomnio.
  • Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Ontario, demostró que las personas que duermen bien, tienen mejores habilidades en el aprendizaje de tareas motoras complejas.
  • Un estudio publicado por la revista Sleep, ha estimado que la reducción del descanso nocturno aumenta en un 12% el riesgo de muerte prematura, según estudios de la Universidad de San Diego, el secreto de una vida larga en las mujeres es dormir 6.5 horas al día.
  • El descanso nocturno afecta el sueño, investigaciones realizadas en gemelos en el Instituto del Sueño de la Universidad de Washington, demostró que dormir más de la cuenta aumenta el Índice de Masa Muscular (IMC) en 0,2, mientras que no dormir lo aumenta en 1.4 favoreciendo la obesidad.
  • Una siesta de 45 minutos durante el día puede ser beneficioso para el sistema cardiovascular, según investigaciones publicadas por el International Journal of Behavioral Medicine. La presión se mantiene más baja si dormimos una siesta.

Una columna alineada

Según el médico quiropráctico Marcelo Barroso, “para tener funciones corporales normales, debemos tener un irrestricto fluir del sistema nervioso, la columna vertebral y cada vértebra debe mantener una adecuada situación”

Una columna alineada reparte las presiones y las tensiones diarias, no deja que éstas se estacionen generando contracturas, tensiones, incomodidad para acomodarse en la cama.”

Esta es la forma en la que el sueño se hace reparador, el descanso ayuda a recuperarse y cargarse de energía para un nuevo día.