Oportunidades económicas de diseño de stands para ferias

Los congresos engloban más actividades de las que podría pensarse. Del diseño de stands para ferias al catering, pasando por la sonorización, protocolo o seguridad, un buen número de empresas viven en gran medida gracias al desarrollo de estas actividades.

Un motor económico

En el año 2012 (último en el que se han registrado datos), en España tuvieron lugar 384 congresos, 244 convenciones, 1.070 jornadas y 2.588 certámenes relacionados a los que asistieron más de 2.400.000 personas. Sólo en los espacios englobados en la Asociación de Palacios de Congresos de España, el impacto económico de esta actividad fue de aproximadamente 1.300 millones de euros (lo mismo que destinó el Gobierno al desarrollo de políticas activas de empleo el pasado ejercicio).

Está claro que el impulso económico que generan en la economía local estos eventos también se extiende a la hostelería y locales de ocio. Tanto los ponentes como los equipos de seguridad y empresas de diseño de stands para ferias, asistentes u organizadores precisan lugares en los que hospedarse y quedarse en el tiempo que duren sus trabajos, lo que puede reportar un valor incalculable para el pequeño comercio de una ciudad.

Oportunidad de aumentar el target

diseño stands feriasPara las empresas que participan en estos congresos y ferias, su presencia puede representar un aumento exponencial de su público objetivo o target. No basta, sin embargo, con tener un buen producto o servicio y creer en él. Cuenta Plutarco que Julio César, hablando de su mujer Pompeya Sila, decía que no basta con que la mujer del César sea honesta, “también tiene que parecerlo”. En efecto, todos los elementos visuales que acompañan nuestra puesta en escena son especialmente trascendentales, desde el diseño de stands para feriasa la cartelería, iluminación, sonido o la documentación . Todo ayuda a que nuestro producto llegue de manera más intensa al gran público, por eso hay que cuidar cada detalle.

Por ejemplo, el diseño de stands para ferias es un segmento que ha crecido de manera extraordinaria en los últimos años. A la hora de decantarse por uno u otro modelo hay que apostar por el “menos es más”. Queremos decir que, a veces, una propuesta sencilla y minimalista puede ser más eficaz que una idea abigarrada. Asimismo, hay que procurar que nuestros mensajes y comunicaciones sean lo más universales posible, para que pudieran funcionar en cualquier parte. En este sentido, las ferias atraen a gente de un buen número de países y no sabemos a dónde puede trasladarse una buena idea de negocio.