Ventanas de PVC, más ventajas de las que imaginas

El PVC sigue siendo el material más eficiente y versátil para la construcción de ventanas y cerramientos. En la correcta elección de los perfiles o marcos de ventanas hay más en juego de lo que pensamos, ya que los materiales y su uso pueden determinar en gran medida la funcionalidad y durabilidad de nuestras ventanas y su influencia en nuestro bienestar diario.

Las ventanas de PVC actuales han dado un salto de calidad en varios aspectos. Para empezar, en su contribución a la eficiencia energética: el mayor aislamiento térmico que podemos conseguir con las ventanas apropiadas reduce de forma notable la pérdida de calor del hogar, lo cual repercute directamente en un ahorro para nuestro bolsillo y una amortiguación del impacto medioambiental. Además, el aislamiento proporciona una reducción de las corrientes de aire, contribuyendo a distribuir el calor de manera más uniforme por la vivienda.

El aislamiento acústico es otra característica que notamos de forma muy sensible, y puede marcar la diferencia entre un descanso placentero y una vivienda incómoda y estresante. En la actualidad, es posible adaptar la ventana según las distintas necesidades de aislamiento de cada edificio.

Por otro lado, la tecnología antirrobo es uno de los desarrollos más llamativos y más interesantes para gran parte de la población, especialmente para las personas que sean dueñas de un comercio o una vivienda a pie de calle. Las ventanas son uno de los puntos débiles por los que se cuelan los intrusos, pero eso empieza a cambiar con los avances disponibles para los marcos de ventana actuales: herrajes reforzados, protección anti-apalancamiento o pegado vidrio-marco.

Todas estas ventajas de las ventanas de PVC se encuentran en sistemas de carpintería como Geneo, de la firma Rehau, que fue utilizado con notoriedad en el primer edificio pasivo de Alemania. Al rehabilitar un inmueble de 1968, se lo dotó de las instalaciones oportunas para ahorrar hasta un ochenta por ciento en calefacción. Parte del proyecto se basó en crear una envolvente aislada gracias a este sistema de ventanas, aptas para triple acristalamiento y tan eficientes energéticamente como cuidadas en cuanto a la estética, ya que poseen un acabado especial pensado para reducir el mantenimiento necesario a la mínima expresión.

Ahora, ese mismo ahorro y el resto de ventajas de los perfiles en PVC están al alcance de todos, para que nos pongamos al día en estética, seguridad y ecología a la vez que conseguimos reducir nuestro propio consumo.